Larvatum “Enmascarados”

Del 17 de junio al 12 de julio de 2015
Proyecto de Noelia Maeso
Espacio de Arte Experimental.

Larvatum
El proyecto que la artista Noelia Maeso nos propone en esta exposición surge como
fruto del análisis de una realidad compleja y polimórfica con la que se encuentra
diariamente.
Centrada en la representación de lo intangible y, en su empeño por hacer visible
lo invisible, la autora nos propone un paseo por las inquietudes que acucian a
todo ser humano. Larvatum plantea un recorrido discursivo en torno a la búsqueda
de uno mismo, de su identidad como ser individual y también como ser social.
En la medida en que nos identificamos con un determinado grupo o colectivo y
desarrollamos un sentido de pertenencia al mismo, asumimos e interiorizamos una
serie de estereotipos culturales que nos vienen impuestos y que nos sirven a su vez
para forjar nuestra propia identidad.
Pero, ¿hasta qué punto esa identidad es la nuestra o es más bien la que nos marcan
las convenciones sociales y los modelos culturales en los que vivimos inmersos?
Larvatum intenta mostrar pues ese estado embrionario de búsqueda de nuestras
propias señas de identidad, pero, al mismo tiempo, nos pone ante el espejo de la
impostura de la que somos objeto y sujeto en ese mismo proceso. Como la propia
autora señala, Larvatum en latín también significa máscara, enmascarado u oculto.
Podríamos hablar entonces de juego teatral en el hecho mismo de presentarnos
en sociedad, de la adopción de una máscara de nuestro Yo que nos representa
ante los demás para poder ser aceptados, aunque esa máscara proyecte más los
anhelos y deseos de ser, que a nosotros mismos.
Para esta exposición la autora ha utilizado todo tipo de lenguajes y disciplinas
plásticas. Fotografía, vídeo, escultura e instalación son recursos que le sirven para
atrapar esa idea escurridiza e inefable que pretende transmitirnos. En su propuesta
todos los seres representados, incluyéndose a ella misma, son mujeres, en su
mayoría ataviadas con vestidos blancos, que aparecen asumiendo roles diversos
en distintas etapas de la vida. Ese mismo vestido, que prefigura una especie de
crisálida que nos envuelve en nuestro proceso de crecimiento y desarrollo, aparece
también en forma de instalación en el centro de la sala, como la carcasa que nos
envuelve, nos protege y nos define pero, a su vez, la que también nos oculta.
José Gómez Isla